27 de julio de 2019

Croquetas de Jamón


Croquetas de Jamón


Ingredientes de croquetas de jamón
Para la masa del relleno:

  • 200 g de jamón muy picado (según preferencias se puede poner más o menos)
  • 40 g de mantequilla
  • 3/4 l de leche entera
  • 1 cucharada de aceite de oliva virgen
  • 75 g de harina
  • nuez moscada

Para el rebozado:
  • 2 huevos
  • 1 plato de pan rallado
  • harina
  • sal
Modo de elaboración 

Picamos el jamón lo más pequeño posible.
En una sartén honda incluimos la mantequilla y una cucharada de aceite virgen. Cuando la mantequilla se haya derretido, añadimos el jamón y la harina. 

Mezclamos bien.
Cuando esté bien mezclado iremos incorporando poco a poco leche caliente.
Removemos enérgicamente y de forma continuada hasta que logremos una masa homogénea y sin grumos. Aprovechamos este momento para sazonarlo con sal y nuez moscada.
Echamos la masa en una fuente y la dejamos enfriar (Dejar reposar unas 24 horas en la nevera)
Una vez que la masa esté fría moldeamos las croquetas. Cada una de ellas la pasaremos por harina, huevo batido y pan rallado. Las freímos en abundante aceite.
Consejos 

Es necesario hacer la masa sin prisas, removiendo sin parar. De ello dependerá el buen sabor de la croqueta.
No se deben freír todas de una vez. Lo mejor es poco a poco. Para conseguir que no se abran hay que introducirlas en aceite muy caliente, así quedarán crujientes por fuera y jugosas por dentro.

8 de julio de 2019

Cerezas, Beneficios y propiedades

Cerezas



Las cerezas, son conocidas como una «súper fruta», están llenas de antioxidantes llamados antocianinas que ayudan en la reducción de enfermedades cardíacas y cáncer.

Las cerezas son una de las pocas fuentes alimenticias que contienen melatonina, un antioxidante que ayuda a regular el ritmo cardíaco y los ciclos de sueño del cuerpo.

Las cerezas son una excelente fuente de beta-caroteno (vitamina A, esencial para el organismo). De hecho, contienen 19 veces más beta-caroteno que los arándanos y las fresas.

Las cerezas son ricas en vitaminas C, E, potasio, magnesio, hierro, ácido fólico y fibra.

Las cerezas se conocen como «alimento del cerebro», ayudando en la salud del cerebro y en la prevención de la pérdida de memoria.
 Debido a que las cerezas contienen antocianinas, pueden reducir la inflamación y los síntomas de la artritis y la gota.

Comer cerezas reduce el riesgo de diabetes. Siendo aptas también para el consumo de los pacientes con diabetes, dado que no contienen más glucosa que frutas como la pera. Su índice glucémico es 22.

Las cerezas son una buena fuente de fibra que es importante para la salud digestiva y también benefician como hemos explicado en algún consejo anterior la aparición de la diabetes.

Las cerezas son una buena merienda, o el postre de elección importante para el mantenimiento de peso, debido al poco aporte de calorías. 100 gr de cerezas proporcionas únicamente unas 48 calorías.

Debido a sus poderosos beneficios anti-inflamatorios, las cerezas pueden actuar en reducir el dolor. Son muy aconsejadas para el dolor de tendones y músculos que sufren por sobrecarga los corredores y atletas después de los entrenamientos. Las cerezas son por tanto un buen remedio para una rápida recuperación muscular. Las cerezas y las guindas, entre otros frutos rojos, por su riqueza en antocianinas antioxidantes, se proponen como unas frutas idóneas para acelerar la recuperación muscular de los atletas tras una dura sesión.  Por ello, comer frutos rojos ricos en antioxidantes puede disminuir el daño oxidativo en los músculos y permitir una recuperación más rápida.

Como veis una maravilla, y no sólo son importantes sus propiedades, digamos extríctamente médicas, sino también son las que nos ayudan a no engordar (poca azúcar), mejorar la piel(previenen de aparición de manchas y arrugas), uñas y cabello, combatir la celulitis y los síntomas de la menopausia, etc.








16 de junio de 2019

Tarta de queso y chocolate

Tarta de queso y chocolate


Ingredientes

  • 200g de chocolate negro
  • 400g de queso crema
  • 100g de azúcar moreno
  • 3 huevos

Elaboración paso a paso

Corta el chocolate negro en trozos pequeños y funde a baño maría o en el microondas.
Deja que el chocolate se enfríe a temperatura ambiente y mientras bate los huevos con el azúcar hasta conseguir una preparación cremosa y de color amarillo claro.
Agrega el chocolate fundido de a poco, en forma de hilo, y bate con un batidor de alambre hasta que se integre por completo.
Añade el queso crema y remueve con una espátula con movimientos envolventes hasta incorporar.
Cubre un molde de 17 cm de diámetro con papel para horno y vierte la mezcla de la tarta de queso y chocolate en él.
Cocina en horno precalentado a 180º C durante 30 minutos o hasta que, al introducir un palillo, este salga sin rastros de crema de chocolate.
Deja que la tarta de chocolate se enfríe en la nevera y decórala si lo deseas con algunos copos de crema chantilly, fresas, galletas trituradas, frutos secos picados, cacao amargo en polvo, chocolate rallado o mermelada de frambuesa

9 de junio de 2019

Albóndigas en salsa con vino blanco


Albóndigas en salsa con vino blanco


Ingredientes:

  • 200 gr. de cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 50 ml. de aceite de oliva
  • 4 cucharadas de tomate frito
  • 100 ml. de vino blanco
  • 400 ml. de agua
  • 1 pastilla de caldo de carne
  • 1 cucharada de harina 
Para las albóndigas:
  • 500 gr. de carne picada
  • 1 plato de harina
  • 1 huevo
  • 60 gr. de pan
  • Sal
  • Pimienta

Preparación:

Vamos a preparar las albóndigas, para lo cuál vas a amasar la carne con la sal y la pimienta, integrando muy bien ambos ingredientes.
Deja el pan en remojo dentro del cuenco de agua hasta que esté bien blando, entonces lo unificas con la carne picada utilizando tus manos.
Lograda la unión, bate el huevo con un poco de sal y pon la harina en un plato, además de poner una sartén con bastante aceite en una sartén, porque vas a empezar a cocinar las albóndigas.
Primero haz bolas con la mezcla, las cuáles mojas en el huevo batido y luego pasas por la harina. Por último las pones en la sartén para que se sofrían, pero solo hasta que estén levemente doradas por fuera. Las dejas reposar en un plato con papel absorbente.
Pela la cebolla, la lavas bien bajo el agua del grifo para reducir su efecto lacrimógeno y la echas a pocharse en una cacerola junto con los dientes de ajo, también bien pelados y picados, con un poco de aceite de oliva, para que vayan cogiendo color.
Cuando cojan color, agregas el vino blanco y dejas que se vaya consumiendo poco a poco.
Luego le echas el agua, la pastilla de caldo y la cucharada de harina, removiendo muy bien para que se espese.
Echa entonces las albóndigas dentro de la cacerola para que se cocinen junto con la salsa por unos 10 minutos, y así estará mucho más integrada en la carne.
Solo te quedará repartir raciones y listo.

Albóndigas en salsa



    Albóndigas en salsa

    I


    700 gr. de carne picada
    450 ml. de tomate frito
    1 cebolla
    2 dientes de ajo
    Harina
    100 gr. de migas de pan
    1 zanahoria
    1 vaso de vino blanco
    Caldo de pollo
    1 huevo
    Sal
    Pimienta negra


    Preparación:


    Echa la carne picada a un bol y salpimiéntala a tu gusto. En otro bol moja los 100 gr. de migas de pan en leche y luego mézclala con la carne picada, amasándolo todo bien. Luego agrega el huevo batido y amasa con las manos, hasta conseguir una masa que sea lo más uniforme posible.

    Cuando esté todo bien mezclado, empieza a hacer las albóndigas con las manos, cogiendo pequeñas porciones de la carne. Utilizar harina para tenerlas bien hechas y ponerlas en una bandeja. Déjalas reposar en la nevera para que cojan consistencia por unos minutos.
    Calienta aceite en una sartén y ponlas a freír, para que se doren un poco. Cuando estén hechas, ponlas en un perol y échales un vaso de vino blanco. Pon el fuego a baja potencia y déjalas ahí unos minutos.
    Mientras tanto ve preparando la salsa. En el aceite donde habéis frito las cebollas vas a sofreír los dientes de ajo, la cebolla y la zanahoria, todo bien troceado y picado. Cuando la verdura coja color, añade una cucharada de harina y remueve un poco. Luego vierte un poco de caldo de pollo y déjalo hervir.

    Añade las albóndigas al caldo y pruébalo para ver si está bien de sal. Si es el caso, tapa y deja que se haga unos 22 minutos a potencia media.
    Ve comprobando de vez en cuando, y cuando notes que la salsa está bien hecha, aparta del fuego y a servir
  1. .

30 de mayo de 2019

ESPAGUETIS CON SALSA DE QUESO POLLO Y BACON


ESPAGUETIS CON SALSA DE QUESO POLLO Y BACON


INGREDIENTES PARA 4 PERSONAS:

400g de espaguetis
150g de bacon
4 dientes de ajo
2 pechugas de pollo
400ml de leche
200ml de nata para cocinar
200g de queso rallado
1 buen puñado de perejil picado
sal y pimienta

PREPARACIÓN:

1.- Ponemos a hervir agua en una olla. Cuando alcance el hervor, añadimos un buen puñado de sal y añadimos los espaguetis. Para evitar que se peguen al fondo de la olla, removemos con cierta frecuencia, especialmente al principio de la cocción.

2.- Mientras se cuece la pasta, preparamos la salsa que, se hace en un pis pas. Ponemos el bacon cortado en tiras en una sartén grande y cocinamos a fuego fuerte. No añadimos nada de aceite ya que el mismo bacon tiene mucha grasa y se cocinará en sus propios jugos. Pasados un par de minutos, cuando se haya tostado (habrá soltado mucha grasa) retiramos el bacon de la sartén, manteniendo dentro toda la grasa que haya soltado.

3.- Ahora, en esta grasa y a fuego más suave, añadimos los dientes de ajo bien picados. Vamos a aromatizar este aceite con el sabor del ajo. Así obtendrá un sabor auténticamente delicioso. Pasados un par de minutos, cuando el ajo comience a coger color, añadimos la pechuga de pollo cortada en cubos de tamaño de bocado. Volvemos a subir el fuego y mezclamos con frecuencia, para sellar el pollo, manteniéndolo aún crudo en su interior.

4.- Pasados otros dos minutos más, añadimos la leche, la nata para cocinar, el queso rallado, el bacon que habíamos reservado antes y los espaguetis, ya cocinados y escurridos del agua. Guarda un vaso del caldo de la cocción que lo necesitaremos para después. Añadimos también una pequeña pizca de pimienta negra recién molida y después, mezclamos todos los ingredientes, sin retirarlos del fuego, para se integren bien entre sí.

5.- Si ves que la pasta no está demasiado cremosa (que puede ser) añade un buen chorrito del agua de la cocción. Para esto la habíamos reservado. Este agua da mucho sabor y cremosidad a la preparación. Añadimos también el perejil picado y volvemos a mezclar. hasta que la pasta haya obtenido ese toque cremoso que buscamos. Servimos inmediatamente y decoramos con un poco más de pimienta negra recién molida

Estos espaguetis con salsa de queso, pollo, bacon y perejil son muy fáciles de hacer.
¡ Un plato realmente delicioso!

18 de mayo de 2019

Merluza en salsa


Merluza en salsa


Ingredientes:

Una merluza fresca de 1.5 kg mas o menos cortada en rodajas
1 cebolla
2 dientes de ajo
4 cucharadas soperas de tomate frito
200 ml de vino blanco
80 g de guisantes congelados
1/2 cucharada de harina
Perejil fresco
Aceite de oliva
Sal
Pimienta
1/2 l de caldo de pescado
Harina para rebozar el pescado

Preparación:


Con la cabeza de la merluza, una cebolla, un tomate, una zanahoria y una hoja de laurel, preparamos un caldo de pescado.

Lavamos y secamos bien la merluza, salpimentamos y pasamos los trozos por harina, sacudimos el exceso.

Ponemos aceite en una sartén y vamos friendo los trozos de merluza, no es necesario hacerla mucho. Reservamos en un plato con papel absorbente.

En una cazuela, ponemos un poco de aceite de freír la merluza, lo colamos para que no caigan impurezas y sofreímos la cebolla y los ajos picados, añadimos un poco de sal para que la cebolla se haga antes.

Cuando tengamos la cebolla transparente, añadimos el tomate, removemos y agregamos la harina, volvemos a remover unos segundos para que se integre bien la harina y se cueza un poco.

Agregamos el vino y dejamos reducir un poco, añadimos unos 400 ml de caldo de pescado y cuando empiece a hervir añadimos los guisantes, dejamos cocer unos 5 minutos

Pasados los 5 minutos, añadimos perejil picado y la merluza.

Dejamos cocer todo junto unos 8 – 10 minutos removiendo la cazuela de vez en cuando.

Si vemos que hace falta caldo se lo vamos añadiendo, rectificamos de sal y dejamos reposar unos minutos antes de servir.